Aptitud

Entrenamientos extremos del muslo interno


Tonifica tu muslo interno con entrenamientos específicos.

Goodshoot / Goodshoot / Getty Images

Hay muchos entrenamientos extremos del muslo interno que puede hacer para tonificar lo que a menudo se considera un área problemática. Al tonificar sus muslos internos, puede verse y sentirse mejor, especialmente cuando usa pantalones cortos, trajes de baño y pantalones. Para intensificar su entrenamiento interno del muslo, aumente sus repeticiones y series para cada ejercicio. Antes de comenzar su entrenamiento de muslo interno, asegúrese de hacer un calentamiento cardiovascular de cinco a 10 minutos para generar calor en su cuerpo y aflojar sus músculos.

Los muslos se queman con saltos de sentadilla con piernas anchas

El salto en cuclillas de pierna ancha tonificará los muslos internos, así como los glúteos y los cuádriceps. Lleve los pies a una posición amplia, más ancha que las caderas y señale los dedos de los pies. Lleva tus manos a tu corazón, las palmas presionando juntas. Mantenga sus hombros apilados sobre sus caderas, jale su vientre hacia adentro y manténgalo apretado durante todo el ejercicio para mantener una buena forma. Salta y aterriza en una posición en cuclillas con las rodillas dobladas y apiladas sobre los tobillos. Realice de 20 a 50 repeticiones por serie y de una a cinco series según su nivel de condición física. Practique este ejercicio al menos dos veces por semana.

Intensifica tu entrenamiento

Siente la quemadura en los muslos internos, así como en los glúteos y cuádriceps practicando sentadillas con mancuernas. Lleve los pies a una posición amplia, más ancha que las caderas y gire los dedos de los pies hacia los muslos internos. Sostenga una pesa en cada mano, las manos una frente a la otra y al ancho de los hombros. Mantenga los brazos rectos y las muñecas alineadas con los antebrazos. Apila tus hombros sobre tus caderas y aplica tu abdomen para proteger tu espalda baja. Póngase en cuclillas bajo, manteniendo las rodillas apiladas sobre los tobillos. Regrese a su posición inicial. Seleccione un peso que no sea demasiado pesado o demasiado liviano y fatigará completamente sus músculos después de ocho a 12 repeticiones. Complete de una a cuatro series y practique este ejercicio al menos dos veces por semana.

Tablón y ascensor

El tablón con elevación de piernas apunta a la parte interna del muslo además de fortalecer los bíceps y los abdominales. Comience en posición de tabla con las manos en el suelo y los hombros apilados sobre las muñecas. Alternativamente, puede aumentar la intensidad de sus abdominales colocando sus antebrazos en el piso en lugar de sus manos. Mantenga su cuerpo en línea recta y sus talones traseros levantados. Levante una pierna y llévela paralela al piso. Mantenga la pierna levantada durante 60 a 90 segundos o hasta que la parte interna del muslo esté completamente fatigada. Cambio de lados. Para mayor intensidad, repita el ejercicio dos o cinco veces al menos dos veces por semana.

Alinear para prevenir lesiones

Con los saltos de sentadilla con piernas anchas y las sentadillas con mancuernas, es importante mantener las rodillas apiladas sobre los tobillos. Doblar las rodillas más allá de los tobillos ejerce una tensión poco saludable en las articulaciones. Con el tiempo y con mucha repetición, puede lesionarse. Evita practicar otros entrenamientos en la parte interna del muslo que te hagan doblar las rodillas más allá del tobillo. Además de proteger tus rodillas, ten en cuenta tu espalda baja, especialmente cuando uses pesas. Siempre practique la forma adecuada al apilar los hombros sobre las caderas y enganchar la parte inferior del abdomen para proteger la parte inferior de la espalda.