Nutrición

¿Cuáles son las funciones de los lípidos y las grasas?


Los ácidos grasos Omega-3, como los que se encuentran en el salmón, benefician su salud cardiovascular.

Jupiterimages / Comstock / Getty Images

Los lípidos, una familia química que incluye colesterol y grasas, constituyen una parte importante de la dieta humana promedio. Con 9 calorías por gramo, en comparación con 4 calorías por gramo de carbohidratos y proteínas, las grasas sirven como fuentes concentradas de energía para alimentar su estilo de vida activo. Sin embargo, más allá de aumentar su consumo de energía, las grasas y el colesterol tienen otras funciones fisiológicas, y comer ciertos tipos de grasas beneficia su salud.

Funciones generales

Las grasas ricas en energía proporcionan combustible para su funcionamiento diario. El tejido graso también actúa como aislamiento para ayudar a regular la temperatura de su cuerpo, y la grasa amortigua sus órganos para protegerlos del daño. Su cuerpo también depende de la grasa para absorber ciertos nutrientes, como las vitaminas A, D, E y K. Estas vitaminas se disuelven en gotas de grasa en su tracto digestivo, y luego su cuerpo absorbe esas gotas de grasa para que pueda cosechar los beneficios de ambos contenido de lípidos y vitaminas. El colesterol en la sangre, un tipo de colesterol que produce su cuerpo y circula en el torrente sanguíneo, lo ayuda a producir hormonas y vitamina D.

Los lípidos y tu corazón

Las grasas no saturadas, un tipo de grasas que se encuentran en el pescado y en los alimentos de origen vegetal, como las nueces, el aguacate y el aceite de oliva, reducen los niveles de colesterol en la sangre, especialmente el colesterol dañino que contribuye a las enfermedades del corazón. Por otro lado, las grasas saturadas, el tipo de grasa que se encuentra en la carne, los productos lácteos y los huevos, así como los aceites de plantas tropicales, aumentan los niveles nocivos de colesterol en la sangre y, como resultado, aumentan el riesgo de enfermedades del corazón. El colesterol que se encuentra en los alimentos de origen animal también puede aumentar el colesterol sanguíneo dañino en aquellos que son sensibles a él y presentar un riesgo adicional para la salud.

Ácidos Grasos Omega-3

Los ácidos grasos Omega-3 tienen varias funciones beneficiosas y resultan importantes para la buena salud. Su cuerpo no puede producir este tipo de grasas, por lo que debe obtenerlas de su dieta. Los ácidos grasos Omega-3 regulan la inflamación en su cuerpo y, como resultado, podrían beneficiar a las personas que padecen afecciones relacionadas con la inflamación, como la artritis reumatoide. También reducen su riesgo de enfermedad cardiovascular y promueven la función cerebral saludable. El consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, como semillas de lino, semillas de chía, nueces y pescado graso, ayuda a prevenir la depresión, la disminución de la función cerebral, la piel seca y la mala circulación causada por la deficiencia de ácidos grasos omega-3.

Ácidos Grasos Omega-6

Los ácidos grasos Omega-6 también juegan un papel en su salud. Al igual que los ácidos grasos omega-3, debe obtener grasas omega-6 de los alimentos en su dieta, pero la dieta estadounidense promedio ya proporciona suficientes omega-6, explica el Centro Médico de la Universidad de Maryland. Los ácidos grasos omega-6 en su dieta promueven la salud del esqueleto y nutren su piel y cabello para ayudarlo a verse mejor. También promueven una función cerebral saludable y ayudan a tratar el dolor nervioso asociado con la diabetes. Puede encontrar ácidos grasos omega-6 en la carne y las nueces de Brasil, así como aceites vegetales, como el maíz y el aceite de cártamo.

Pautas de admisión

La grasa debe representar entre el 20 y el 35 por ciento de sus calorías, según las pautas de la American Heart Association. Esto se traduce en entre 44 y 78 gramos de grasa al día, según una dieta estándar de 2,000 calorías. Si padece una enfermedad cardíaca, limite su consumo de grasas a menos del 30 por ciento de su consumo de calorías, o 67 gramos al día en una dieta de 2,000 calorías. Obtenga la mayor parte de su ingesta de grasas no saturadas, como semillas, nueces y aceite de oliva, e incorpore pescado graso, como el salmón, en su dieta como fuentes de ácidos grasos omega-3.

Restrinja su consumo de grasas saturadas tanto como sea posible. No debe representar más del 10 por ciento de su dieta, 22 gramos, si sigue una dieta de 2,000 calorías, o el 7 por ciento si sufre de enfermedades cardíacas o colesterol alto, informa la Asociación Estadounidense del Corazón. También debe limitar su consumo de colesterol a 300 miligramos diarios, o 200 miligramos si tiene colesterol alto o enfermedad cardíaca.