Aptitud

Aqua trotar sin cinturón


El trote acuático sin un dispositivo de flotación puede ser más difícil, pero puede proporcionar un mejor entrenamiento.

Imágenes de Thinkstock / Stockbyte / Getty

El trote acuático, o correr en el agua, se ha utilizado durante mucho tiempo como una terapia para los corredores lesionados o como un sustituto para correr o trotar en tierra. La flotabilidad del agua al correr puede reducir el estrés en las articulaciones de las extremidades inferiores en un 90 por ciento. Al ajustar la intensidad del entrenamiento, los atletas pueden mantener la condición cardiovascular con un estrés mínimo en sus huesos y articulaciones. La carrera en aguas profundas generalmente se realiza con algún tipo de cinturón de flotación. Sin embargo, existen ventajas para correr acuático sin cinturón.

Sin cinturón

El trote acuático sin cinturón de flotación o chaleco es más difícil y exige más energía que usar un cinturón, ya que debe trabajar para mantenerse en pie. Trate de mantener la línea de agua al nivel de los hombros con la boca cómodamente sobre la superficie. Mover las piernas hacia atrás en un ángulo más amplio que en tierra, empujar hacia abajo con el pie en la parte inferior de la zancada, realizar movimientos rápidos de las piernas y respirar profundamente te ayudará a mantener la cabeza fuera del agua.

El uso de un cinturón de flotación reduce la intensidad del entrenamiento y puede cambiar el centro de flotabilidad, lo que requiere un cambio en su posición de carrera. Sin un cinturón, su centro de flotabilidad está en sus pulmones, lo que requiere que use sus músculos abdominales para mantenerse erguido, por lo que también está entrenando su núcleo.

La importancia de la forma

En el jogging acuático, use la misma forma que usaría en tierra. Mantenga una postura erecta con el pecho sobre las caderas. Es posible que tenga una ligera inclinación hacia adelante pero no una curva. Demasiada inclinación hacia adelante es el error más común de los nuevos corredores acuáticos. Usa tus brazos como lo harías corriendo en tierra. Comience con los codos a 90 grados, con las palmas de las manos ligeramente abiertas y una frente a la otra y los pulgares justo debajo de la superficie del agua. Baje los pulgares hasta el nivel de la cadera y luego hacia arriba. El movimiento es de un lado a otro, no a través del cuerpo, y no "rema" con las manos o los brazos. Mueva las piernas a una cadencia rápida y constante.

Entrenamiento de muestra

Su primera sesión de aqua-jogging debe ser de 30 minutos o menos; aumente su entrenamiento en un 10 por ciento cada sesión hasta que coincida con la duración de su entrenamiento en tierras secas. Para un entrenamiento a intervalos, calienta durante unos cinco minutos y luego corre duro durante un minuto. Probablemente comenzarás a moverte por la piscina; centrarse en buena forma. Corre fácil por un minuto. Repita esta secuencia 10 veces, seguido de un enfriamiento de cinco minutos. A medida que se sienta cómodo, aumente la duración de los intervalos en 15 segundos a la vez.

Consejos y consideraciones

Dado que pierde calor en el agua, lo que disminuye la intensidad del entrenamiento, hay algunos trucos para recuperar la intensidad. Si está disponible, intente correr en una piscina más cálida. Mantenga el cabello seco o use un gorro de baño ajustado. También puede usar una camisa ajustada hecha de un tejido de alto rendimiento, que minimizará la pérdida de calor.

Para llevar su entrenamiento a aguas poco profundas, use zapatos para correr acuático para proteger sus pies del fondo áspero de la piscina. Corre en agua entre el ombligo y la profundidad del pezón. Haga ejercicio al menos tan duro como lo haría en tierra; idealmente, use el máximo esfuerzo. Al caminar en aguas poco profundas, la mayoría de las personas tienden a ir más despacio de lo que lo harían en tierra, por lo que no obtienen la mayor acción muscular que la resistencia al agua debería proporcionar. Para contrarrestar esta tendencia, mantenga un ritmo constante.

Recursos (1)