Aptitud

¿Demasiado cardio inhibe la pérdida de grasa?


Cardio no solo quema calorías, sino que también puede mejorar su estado de ánimo y evitar enfermedades.

Jupiterimages / Stockbyte / Getty Images

Si quieres quemar grasa, no debes rehuir el entrenamiento cardiovascular. Cardio quema calorías, y para perder grasa, necesita crear un déficit de calorías, lo que significa que consume menos calorías de las que quema. Si la pérdida de grasa en su rutina de ejercicios actual se está desacelerando, puede ser el momento de dar un paso atrás, reevaluar y realizar cambios en su entrenamiento cardiovascular.

Poder a través de mesetas

Tu cuerpo es una máquina eficiente. Cuando su cuerpo se acostumbra a la actividad física, puede alcanzar la meseta, o un punto en el que ya no puede perder grasa o libras al completar una actividad cardiovascular específica. Esto se debe a que cuando comienza un programa de cardio, sus músculos responden a nuevas señales de estrés para adaptarse al trabajo que está realizando en una actividad. Con el tiempo, sus músculos se fortalecen y no necesitan gastar tanta energía para completar una actividad aeróbica, lo que significa que no está quemando tantas calorías durante su entrenamiento. Para continuar logrando un déficit de calorías y maximizar la quema de grasa, debe modificar regularmente la duración, la intensidad y la frecuencia de sus entrenamientos de cardio.

Ejercicio de alta intensidad

El entrenamiento de intervalos de alta intensidad quema más calorías en un período de tiempo más corto que el ejercicio de baja intensidad. Por lo tanto, cuando te esfuerzas más, la cantidad total de calorías quemadas es mayor. Durante su próxima sesión de cardio, aumente el ritmo en intervalos de 30 segundos a un minuto, luego recupérese por la misma cantidad de tiempo o más antes de comenzar su próximo intervalo. A medida que su cuerpo comienza a adaptarse a esta forma de ejercicio, aumente la duración de sus intervalos de mayor intensidad o aumente el tiempo total de entrenamiento compitiendo más intervalos en una sesión. Intente trabajar hasta unos 10 intervalos de velocidad.

Ejercicio de baja intensidad

Durante la actividad aeróbica de baja a moderada intensidad, su cuerpo depende de grasas y carbohidratos para obtener energía. El ejercicio de baja intensidad depende más de la grasa para obtener energía, pero quema calorías a un ritmo más lento, por lo que lleva más tiempo lograr un déficit de calorías. Los entrenamientos que duran una hora y media o dos horas agotan sus reservas de carbohidratos y obligan a su cuerpo a aprender cómo confiar en la grasa de manera más eficiente. Si prefiere el ejercicio de intensidad baja a moderada, maximice la quema de grasa haciendo una carrera larga o en bicicleta.

Cuánto es demasiado

La moderación es clave para un plan exitoso de ejercicios aeróbicos. Si sus músculos están sobrecargados de trabajo, no podrá alcanzar físicamente su potencial de quemagrasas y rendimiento. Después de una sesión de cardio de alta intensidad, dele a sus músculos uno o dos días para recuperarse con ejercicios de menor intensidad antes de su próxima sesión desafiante. Pilates, yoga o un paseo en bicicleta de baja intensidad o trotar son excelentes maneras de recuperarse activamente. Cuando sus músculos están bien descansados, puede hacer ejercicio durante un período de tiempo más largo, lo que significa que quema más calorías y, potencialmente, grasas. Los deportistas principiantes pueden necesitar más tiempo de recuperación para adaptarse a un programa de ejercicios que los deportistas avanzados. Sé inteligente y sensible con el entrenamiento cardiovascular. Si tiene dolor debilitante, tómese un descanso del ejercicio hasta que se sienta 100 por ciento saludable.