Nutrición

Beneficios y desventajas de una dieta de carne


Comer carne tiene ventajas y desventajas para la salud.

Jupiterimages / Comstock / Getty Images

Una dieta a base de carne tiene varias ventajas sobre una estrictamente vegetariana, pero también hay algunas desventajas. Las carnes son una excelente fuente de proteínas, aminoácidos y nutrientes vitales, dando un impulso saludable a su dieta. Desafortunadamente, las carnes también pueden tener un alto contenido de colesterol y grasas saturadas, lo que debe tenerse en cuenta al decidir sus opciones dietéticas. En general, incluir carne en su dieta puede ser una buena opción si se hace con moderación.

Proteína

Su cuerpo necesita proteínas para mantener todos los procesos necesarios para mantenerse saludable, por lo que las proteínas se consideran uno de los componentes básicos de la vida. La carne es una gran fuente de proteínas, e incluso pequeñas cantidades de carne están repletas de proteínas. Como ejemplo, una porción de 3 onzas de costilla contiene aproximadamente 23 gramos de proteína. Esta pequeña porción es la mitad de la cantidad diaria recomendada de proteína para las mujeres, que es 46 gramos de proteína por día.

Aminoácidos esenciales

La proteína contiene aminoácidos que su cuerpo necesita para funcionar. Hay nueve aminoácidos que su cuerpo no puede producir. Aunque puede obtener proteínas y, por lo tanto, algunos aminoácidos, al comer materia vegetal como frijoles, las carnes de origen animal son una fuente completa de proteínas, mientras que las proteínas de origen vegetal no lo son. La carne contiene los nueve aminoácidos esenciales que su cuerpo no puede producir sin suplementarse de fuentes externas. Los aminoácidos son los componentes básicos de los tejidos del cuerpo, como los músculos, la piel y los huesos. Las carnes contienen todos los aminoácidos esenciales que su cuerpo necesita en un paquete conveniente.

Nutrientes

Las carnes son ricas en varios nutrientes importantes. Las vitaminas, especialmente las vitaminas del complejo B como riboflavina, niacina, tiamina, vitamina B-6 y vitamina B-12, se encuentran en las carnes. Las vitaminas B ayudan a mantener su energía, contribuyen al crecimiento adecuado, ayudan a la digestión del hierro y ayudan con las reacciones químicas en el cuerpo. Las carnes también son buenas fuentes de minerales esenciales como el selenio, el zinc y el hierro.

Colesterol y Grasas Saturadas

Las carnes contienen colesterol y grasas saturadas, lo cual es una desventaja de comer una gran cantidad diaria. Todas las proteínas de origen animal contienen grasas trans poco saludables, lo que hace que su hígado produzca más colesterol del que su cuerpo necesita para funcionar correctamente. Una porción promedio de 3 onzas de costilla contiene aproximadamente 14 gramos de grasa, incluidos casi 6 gramos de grasa saturada y 75 miligramos de colesterol.

La American Heart Association recomienda comer no más de 11 a 13 gramos de grasa saturada por día. No debe tener más de 300 mg de colesterol por día, recomienda la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud. Evitar las carnes con mayor contenido de grasas y colesterol, como el hígado y las vísceras, puede ayudarlo a mantenerse más saludable, al igual que apegarse a las carnes magras bajas en grasa que están desprovistas de grasa.

Sodio

Las carnes curadas con sal y procesadas a menudo contienen altas cantidades de sodio, lo que no es saludable. Demasiado sodio en el cuerpo puede provocar derrames cerebrales, enfermedades cardíacas y problemas renales. Por eso es mejor evitar productos como el tocino, fiambres, salami, salchichas, cecina y jamón, todos los cuales son muy ricos en sodio. Las carnes que no se tratan con sal, como la carne de res fresca, son más bajas en sodio y no representan un riesgo para la salud. Cuando elija carnes para incluir en su dieta, evite las carnes curadas y procesadas.

Ver el vídeo: Pros y contras de la dieta de carne. En forma (Septiembre 2020).