Aptitud

¿Puede su cuerpo realmente aprender a quemar grasa en lugar de carbohidratos?


Una dieta alta en grasas y baja en carbohidratos puede ser una solución para reducir la grasa corporal.

Los carbohidratos son un pilar en nuestra dieta, y durante décadas nos han dicho que la mayor parte de nuestras calorías diarias deben provenir de alimentos a base de carbohidratos y minimizar nuestro consumo de grasas saturadas. Pero su cuerpo puede usar fácilmente la grasa como combustible en ausencia de carbohidratos. La clave no está en enseñarle a tu cuerpo a quemar grasa, sino en repensar la forma en que comes.

La comida como combustible

Su cuerpo está diseñado exclusivamente para usar carbohidratos y grasas para crear energía. Los carbohidratos se almacenan en el hígado y los músculos en forma de glucógeno, y la grasa se almacena en todo el cuerpo como tejido adiposo. En ausencia de oxígeno, puede usar carbohidratos para producir energía anaeróbica en forma de ATP en sus células, pero la grasa es un combustible oxidativo y no puede convertirse en energía sin oxígeno. Cuando el oxígeno está abundantemente disponible, sus células producen ATP en las mitocondrias, pequeños orgánulos que a menudo se conocen como las plantas de energía de la célula, donde las grasas y los carbohidratos se pueden usar como combustible. Cuando restringe su consumo de carbohidratos, la grasa se recluta de su dieta y de las tiendas adiposas para producir ATP en las mitocondrias.

Gordo y Ficcion

En un artículo de 2011 publicado en "Psychology Today", Emily Deans, MD, explica que durante los períodos de ayuno o bajo consumo de carbohidratos, nuestros cuerpos y cerebros pueden pasar fácilmente de quemar glucosa a quemar los llamados cuerpos cetónicos, que se crean en el hígado. del desglose de las grasas. Su cuerpo frecuentemente entra en un estado cetogénico durante los períodos de ayuno, como cuando está durmiendo, y puede cambiar fácilmente de la dependencia de los carbohidratos como combustible a la dependencia de la grasa. Deans señala que una dieta cetogénica es baja en proteínas y carbohidratos, y alta en grasas, lo que desafía la prescripción moderna de dietas bajas en grasas que coincide con el aumento de la obesidad, la diabetes y los trastornos de salud mental.

Ejercicio y metabolismo de las grasas

Durante el ejercicio de resistencia rítmica como caminar, correr, andar en bicicleta y nadar, un suministro constante de oxígeno a las células hace que la grasa sea una fuente ideal de combustible porque su cuerpo almacena grandes cantidades de ella y produce grandes cantidades de ATP. Durante mucho tiempo se pensó que el entrenamiento de resistencia anaeróbico no es efectivo para quemar grasa, pero un estudio de 2010 sobre mujeres con sobrepeso publicado en "Nutrition and Metabolism" encontró que los sujetos que siguen una dieta cetogénica que realizan 10 semanas de entrenamiento de resistencia perdieron peso y redujeron significativamente su cuerpo porcentaje de grasa manteniendo su masa muscular magra. En el mismo estudio, los sujetos con una dieta regular aumentaron su masa magra y aumentaron de peso, pero no redujeron la grasa corporal.

La dieta para quemar grasa

Para mejorar su capacidad de quemar grasas para obtener energía, el fallecido John Yudkin, ex profesor de Nutrición y Dietética en el Queen Elizabeth College de la Universidad de Londres, recomendó una dieta que consta de 50 a 75 gramos de carbohidratos, con el resto de sus nutrientes. de carne, pescado, huevos, queso y sus grasas naturales. Para asegurarse de obtener grandes cantidades de vitaminas y minerales, la mayoría de los alimentos con carbohidratos deben consistir en una variedad de vegetales frescos. Debido a su contenido de azúcar relativamente alto, las frutas frescas se deben comer con moderación. Evite los carbohidratos altamente procesados ​​como los azúcares y los granos refinados que proporcionan calorías pero tienen poco valor nutricional. Ejemplos populares de dietas cetogénicas incluyen la dieta Atkins y la dieta Paleo.

Recursos (1)